Club Macarfi

0

CARRITO

0
Subtotal: 0,00
No hay productos en el carrito.
¡No olvides finalizar tu compra!
0
0
Subtotal: 0,00
No hay productos en el carrito.
¡No olvides finalizar tu compra!

Michel Guérard cumplió 90 años y la (su) Nouvelle Cuisine, 50. – Por Oscar Caballero

Esta primavera, Michel Guérard cumplió 90. Primaveras, claro, porque, afilado y ágil –
propaganda viviente de Les Prés d’Eugénie, epicentro de su cadena de baños termales-, está
cada día en cocina, pasa solícito por el comedor gastronómico, que ha cambiado de
emplazamiento -una entre las modificaciones facilitadas por la dificultad del confinamiento-
y por el comedor de quienes siguen la cura de adelgazamiento -550 calorías por comida- que
también se ha mudado dentro de la finca.
“Me gusta crear platos, afinar las salsas, los rellenos, acortar las cocciones. Estar en cocina es
para mi un placer -se justifica el nonagenario- : ¿por qué me privaría de hacerlo ? Y además,
creo que los aprendices, que me ven participar, probar platos, sugerir, tienen la impresión
de que no pierden su tiempo aquí, que aprenden, que hicieron bien en llamar a esta puerta”.
Dice Guérard que hacen falta dos años para pasar por todos los puestos de su vasto Eugénie
(por Eugenia de Montijo, la emperatriz gaditana que frecuentaba aquellos baños). Y que el
aprendizaje incluye “el de comprender el escenario en el que se sirve la cocina. Porque esto
es un espectáculo y hay que cambiar los decorados para que la fiesta continúe”.

Actor principal y en parte responsable de la puesta en escena, Guérard es la piedra angular
de la revolución bautizada Nouvelle cuisine française por los periodistas Henri Gault y
Christian Millau, quienes además la codificaron en 1973, en el mensual Gault & Millau, que
habían fundado cuatro años antes. O sea que aquellos diez mandamientos cumplen a su vez
medio siglo, como lo relaté en Una historia de la Nouvelle Cuisine.
Cuando Michel Robert tenía seis años su padre, como Mambrú, se fue a la guerra. Y la madre
se hizo cargo de la carnicería con ganadería y matadero que tenían en Normandía, la única
región de Francia cosida a bombas y tiro de artillería tras el desembarco aliado, entre el
apoyo aéreo de los liberadores y la respuesta del ocupante alemán.
De aquellos destrozos se habló tan poco como de la destrucción, también por bombas
aliadas, de ciudades del III Reich ya derrotado. Víctimas civiles casi fuera de horario, como
las de Hiroshima y Nagasaki.
Difícil de olvidar. En una charla, muchas décadas después, Guérard recordaba los miedos del
niño que fue. Y resumía sobriamente: “varias veces estuvimos a punto de morir. Por eso,
desde entonces, disfruto cada segundo”.

Infancia difícil, pobreza. Pero esa tradición familiar francesa de la buena cocina casera, la
que la UNESCO clasificó como bien inmaterial. De abuela y madre, en su caso.
“Preparaban, por ejemplo, maravillosas tartas de frutas, un monumento de golosinería con
el único secreto de su sencillez. Una buena pâte brisée o feuilletée; por encima, frutas bien
maduras de nuestro huerto. Un poco de mantequilla y de azúcar cristalizada. Y al horno”.
Tengo una de las primeras guías de París de Gault y Millau, las Julliard, que publicaron antes
de crear su revista y sus guías. En la edición de 1970, cuando calificaban cada uno con su
nota, pero sin decir a quien correspondía, son reticentes con Le Pot-au-Feu. Uno le da 16/20
y el otro, 14.

“El patrón, el joven Michel Robert Guérard, es un íntimo amigo de Paul Bocuse y de los
hermanos Troisgros. Es difícil contar con mejores referencias. Su cocina -explican- no toca las
cumbres que alcanzan Bocuse y los Troisgros. Su carta no cae ni en la rutina ni en la
originalidad a toda costa. Elogian los platos y “el admirable gevrey chambertin (un gran

borgoña), servido como en Troisgros, fresco”. Buen dato: novedad absoluta en aquellos años
que confundían chambré -temperatura de la habitación, la chambre- con tintos a 18º.
Poco después el goloso Gault será hechizado por la tarta de frutas de mamá y abuela que le
sirvió Guérard en le Pot-au-Feu. Y ya en su Gault&Millau ensalzarán al chef que ya se llama
solo Michel Guérard y que, sin proclamarlo, es el líder creativo de los Chapel, Senderens,
Faugeron. Y de tantas estrellas fugaces.

Michel tiene 17 años cuando su familia se acerca a París. Se instalan por donde ahora está
Eurodisney. Como su hermano mayor se ocupa de la carnicería, él debe renunciar al sueño
de estudiar medicina y buscar trabajo. Tiene suerte de conseguir un puesto de aprendiz en la
pastelería de un tal Kléber Alix, mal conocido traiteur (catering y por lo tanto cocina salada y
dulce; adrenalina del fuego y trabajo sin horario en banquetes), admirado por quien fue su
commis. Un “aprendizaje a la dura, como lo pedía la época. No me quejo: aprendí todo
rápidamente”.
Hoy, matiza lo de la dureza en cocina. “Los tiempos han cambiado y está muy bien. Cuando
nos instalamos en Eugénie mi mujer me convenció de que había que tratar de usted al
personal. Respetarlo para que te respeten. Eso si, a nuestro nivel, el de un deporte de alta
competición, difícil trabajar relajado. Felizmente hay distintos niveles, muchas posibilidades.
Pero nadie ha sido campeón olímpico sin sufrir”.

Aquel sufrimiento de aprendiz le sirvió. Tanto que recién llegado a París se presenta como
aprendiz al Crillon y lo nombran pastelero jefe. “Lo fascinante de la pastelería es ese milagro:
pones en el horno un objeto incomestible de 22 milímetros de alto y sacas una delicia de 22
centímetros”.
Allí se prepara y gana, con apenas 25 años, el difícil concurso de MOF, mejor obrero de
Francia en trabajos manuales, pastelería en su caso. La familia Clericó, propietarios del Lido,
considerado el mayor cabaret del mundo, lo contrata como chef pastelero. Pero como
también ha pasado por las cocinas de Lucas Carton y de Maxim’s, pronto se ocupa también
de los banquetes.

“Un día de 1958 apareció por allí Paul Bocuse, aún me emociono porque él ya era conocido
(precisamente, dice: “él ya sabía cómo hacer hablar de él”), y me dijo que le habían hablado
bien de mi. Siete años después, cuando abrí mi Le Pot au Feu, Bocuse, que ya tenía tres
estrellas, fue de los primeros en alentarme.
“Paul, que contrariamente a lo que se cree fue siempre un hombre discreto, incapaz de
juzgar la cocina de sus amigos, pero que veía todo con sabiduría y lucidez, me transmitió el
espíritu del combatiente. Con su apoyo, y el de Jean Delaveyne, un chef que, como yo, tenía
la rara formación doble, en salado y en dulce, me decidí a salir de lo convencional y cocinar a
mi aire”.
En el Pot-au-Feu, pronto triunfa con ese plato, el cocido, que distingue por un añadido
inusual: foie gras. Y el tout Paris se divide muy pronto entre convencidos y enemigos de esa
taberna de arrabal en la que, sacrilegio, el foie gras coincide con el vinagre.
Guérard la llamó salade gourmande, ensalada golosa. Pero fue rebautizada folle, loca. " Yo
había osado mezclar foie gras y vinagre -recordaba en 2016, cuando celebró por anticipado
40 años con 3 estrellas- y la vieja guardia se escandalizó. Judías verdes al dente, puntas de
espárragos, algo de trufa y unos copos de foie gras para reemplazar el aceite de la vinagreta,
porque la quería menos grasa y más sabrosa. Era sencillo, sano y eficaz”.

En aquel mismo 1965, lejos de París, en Roanne, los hermanos Jean y Pierre Troisgros -sus
amigos desde que le prestaron su invento, los luego famosos platos de 33 cm, divisa de la
nouvelle cuisine, para un banquete del Lido…y de París al mundo-, aprovechan otra novedad,
la sartén antiadherente para saltear apenas un filete de salmón.
Novedoso el corte: lo aprendió Pierre en su paso por Maxim’s, del chef Alex Humbert. Lo
habitual era cortarlo en rodajas. Y también es nueva esa cocción corta. Y el color rosado: el
salmón, entonces, era servido casi blanco. Y el por qué de la inhabitual guarnición, acedera:
“ese año -me dirá Pierre Troisgros- hubo cosecha excesiva en la región”.
Es decir, acidez del vinagre en el Pot-au-Feu, amargor de la verdura en Frères Troisgros. Las
dos puntas de la modernidad se insinúan en esos dos primeros platos emblemáticos, en una
Francia que, como todo Europa, come más bien graso, hondo, marrón.
Los Troisgros, con una italiana de pura cepa, la mujer de Pierre, en la familia, colarán el
limón y más acideces aún. Era el paladar del padre de los hermanos que pedía incluso en el
vino esas puntas de acidez que tardarían aún dos décadas en llegar.
Guérard utilizará los amargos pero con la circunspección de su cocina. “Como el ácido y el
salado es una manera de equilibrar el azúcar. Una balanza que está en mi desde siempre. Y
es una tradición local en donde vivo, con invernaderos de cítricos desde hace más de medio
siglo”. Y si al contrario de mucha cocina nueva le disgustan los menús largos -que aprendió
como sus colegas, en China, en un viaje colectivo de 1978-, porque “prefiero una comida
construida en base a unos pocos platos importantes. Las secuencias numerosas fatigan.
Llega la nueva y has olvidado la anterior. Pero no critico a quienes lo practican. No hay mejor
ni peor, en esto. Cada cual debe escenificar su cocina. Y nunca olvidar que además somos
comerciantes”.

Aquel foie gras del debut era el de los criadores y productores landeses Lafitte. Los mismos
que se lo proveen hoy a Guérard. Fidelidad, proclaman unos y otros. En septiembre del 2016
participé de una jornada en Eugénie a la que estaban invitados los Chefs de Chefs (club de los
chefs de jefes de estado) que en la cocina de Guérard siguieron la preparación del menú
adelgazante de ese día. Brochettes de gambas con vinagreta de verbena (115 calorías),
vinagreta de la novia (19 calorías por 10 g), foie gras con especias y salsa exótica (145
calorías) o soufflé ligero de manzanas y lima (220 calorías). Y una insólita –apenas 68
calorías- salsa béarnaise.
El conjunto hotelero de Guérard tiene puertas abiertas al pueblo, a cuyo panadero, además,
deja el beneficio de fabricar el pan diseñado en sus cocinas. Además del bistrot La Ferme aux
Grives, Guérard tenía un Café Mère Poule & Cie, con tostadas saladas y dulces, tartas de
abuela y vino de la casa, para que los vecinos se atrevieran. Y en cada rincón, el servicio,
eficaz y profesional, es al mismo tiempo relajado, próximo.
Esa noche, la cena, una lección sin objeciones: la perfección es de este mundo. Ni los chefs
de chefs, ni los Lafitte, ni el escriba, olvidarán aquella cena, que fue por otra parte un viaje
en el tiempo, abierto por el Zéphyr de trufa como una nube (2011).
Desfilaron: el huevo en su cáscara y con caviar (1977), el bogavante asado ligeramente
ahumado en la chimenea (1981), la deslumbrante torta hojaldrada de 1986. Y un curioso
postre, de 1991: Gâteau Mollet du Marquis de Béchamel, con su bechamel dulce.

En aquellos 1970 de la explosión de la nouvelle cuisine, Guérard es una estrella. Y sin
embargo, la invitación del propietario de Maxim’s, de asociarse al frente del por entonces

más conocido restaurante del mundo, naufraga: el director de sala, todavía protagonista, se
niega a “trabajar para un cocinero”.

Pero Guérard es feliz. En 1972, en Reginskaia, un restaurante ruso de Régine, reina de la
noche parisina, en el que Guérard, infatigable, cocina los soupers, cenas de madrugada (“en
la época yo dormía 3 horas por noche”), hubo flechazo del cocinero y Christine Barthélémy,
que lo bautiza “principito con chaqueta blanca”. Se casan dos años después.
Christine es la heredera de una pequeña cadena provincial, la de las estaciones termales del
sol. Como las posibilidades parisinas no se concretizan, el matrimonio se marcha a las
Landas. Guérard piensa lanzar la restauración y la hotelería y regresar a París. Nunca volverá.
Lo primero que hace, incitado por Christine, es adelgazar 30 kilos. Y, disgustado por la cocina
de hospital que dan a los adelgazantes, empieza a crear platos de pocas calorías pero
gastronómicos. Recuerda que en su tiempo del Pot-au-Feu, por invitación de un cliente
peluquero, le creó, en la elegante peluquería de la milla de oro parisina, un restaurantito La
Ligne, la línea.

Con sus intuiciones, ya, de comida para adelgazar “o por lo menos no engordar”.
Lo de Eugénie es más sistemático. Experimenta -primero consigo mismo-, y apunta todo. Así
nace La cuisine minceur, primer libro de la célebre colección Les recettes originales de…, en
la editorial Robert Laffont. El libro vende más de un millón de copias y es traducido a 13
lenguas. En 1976 el rostro de Guérard ocupa la cubierta de Time.
Sin perder tiempo, para no ser encasillado en sección regímenes, Guérard publica en la
misma colección La grande cuisine française. Escrito por él, detalle significativo entre
aquellos renovadores pero, como era normal en su tiempo, a veces ni habían completado
estudios primarios. Millau, excelente escritor, bromeaba: “sin ofender, diría que mamá
Guérard tuvo a Michel con algún noble distraído, intelectual”.
Otro éxito porque es y no es la gran cocina, influenciada por los descubrimientos de la
adelgazante, por las búsquedas de la nouvelle cuisine, por esa nueva sociedad que pregona
dietética sin desdeñar el placer, platos ricos pero más ligeros, menos baño maría, menos
harina en las salsas, más producto fresco, poco desnaturalizado por salsas.
Segunda conmoción del microcosmos de la cocina. Guérard será el primer gran chef -bueno,
el segundo: Escoffier coqueteó con la industria, deslumbrado por ejemplo con los primeros
tomates en lata- en firmar un contrato que lo ligaría durante varias décadas con Nestlé.
El patrón de la multinacional suiza era cliente. Un día le propuso que trabajaran juntos. « En
su fábrica de Beauvais había cocineros, ingenieros, nutricionistas. Me dije que sería una
locura rechazar la oferta : podía aprender mucho ahí. Y el contrato me garantizaba el control
total. O sea: Guérard entraba en Findus. Pero Findus no entraba en Guérard”.
Excepto por cierto savoir faire. El tratamiento estrella de Eugénie, un baño de barro blanco,
en ingravidez, “lo pude crear gracias a lo que aprendí en Nestlé”.

Era un acuerdo de caballeros. Y el de un gourmet, el patrón de Nestlé, y el cocinero que
quiso estudiar medicina. El chef persiste: hace diez años creó en Eugénie una escuela de
formación en cocina y pastelería de la salud, el Institut Michel Guérard, para difundir lo que
se. Y enseñar, a las futuras generaciones, a cocinar y comer mejor”.
Pero la industria ha cambiado. “Los industriales, obligados por los accionistas, solo piensan
en beneficios. Ecuación imposible entre dar dividendos y obrar por la alimentación sana”.
La comida de Guérard, su escritura, su discurso, tienen esa misma sutileza. Ha inventado casi
todo y no se arroga ningún invento. No subraya nada, ni cuando habla ni cuando cocina.
Apunté que la cena de 2016 coqueteaba con la perfección. Han pasado siete años y covid y
lo pienso, lo siento, aún.

Guérard perdió en 2017 a Christine. Hoy sus dos hijas controlan el pequeño imperio, pero
Guérard, que se enorgullece de ser el único entre sus pares que no solo ha ganado los más
altos honores de cocinero sino también los de hostelero, revienta records con esas tres
estrellas desde hace 46 años.
En noviembre 2022, recibió el homenaje de algunos de los grandes chefs que formó. Lista
lejos de ser exhaustiva : Alain Ducasse, Michel Sarran, Daniel Boulud, Gérald Passedat,
Jacques Chibois, Arnaud Donckele, Arnaud Lallement, Laurent Petit, Sébastien Bras,
Christopher Coutanceau, Alexandre Couillon, Lionel Giraud, Joseph Viola, Hugo Roellinger…
El diario L’Hôtellerie le preguntó que le había parecido el homenaje. « Me alegró encontrar a
toda esa juventud a la que veo de vez en cuando y me dije qué suerte había tenido de que
pasaran por Eugénie-Les-Bains y de que hayan recibido algo a su paso y de que hayan sabido
aprovecharlo. Pero yo tengo poco que ver. El talento lo traían ellos ».
Otro talento, necesario para percibir la genialidad del hombre y de lo que sale de sus manos,
lo tiene que traer puesto el comensal. Siempre dije que gran parte de culpa, en la
renovación continua de buenos cocineros en Francia, la tenía una clientela burguesa,
conocedora, exigente, pero también capaz de discernir entre paja y trigo.
En cuanto a esos -el lector conocerá uno seguramente- que vuelven desencantados de
Eugénie (recuerdo a un engominado líder de conservas galegas, en un salón gastronómico,
su desencanto gritado) solo diré que, yo, prefiero el mar a la montaña.
Si un milagro me situara en la cumbre del Everest observaría el entorno sin entusiasmo.
¿Culpa del Everest o mía?

Buscar

ÚLTIMOS POST

El nuevo cóctel gastronómico – Por Miguel Ángel Palomo

Lo que chat GPT nunca nos podrá quitar – Por David Blay

Nuestros básicos. Valencia- Por equipo Club Macarfi

Los rookies o nuevos restaurantes que viene pisando fuerte según la Guía Macarfi

Málaga entra en la Guía Macarfi y estos son sus 10 mejores restaurantes

La gala celebrada en Málaga el 5 de febrero ha sido objeto de atención en diversos medios de comunicación.

Alberto Villarroel, un clásico moderno de la coctelería – Por Abraham Rivera

Nuestros básicos. Madrid- Por equipo Club Macarfi

Nuestros básicos. Bilbao- Por equipo Club Macarfi

Nuestros básicos. Barcelona – Por equipo Club Macarfi

El imparable ascenso de las brasas ancestrales- Por equipo Club Macarfi

Gala de premios Macarfi 2024

Club Macarfi o tendencia y novedad imprescindible en el mundo gastro

Vogue considera el Club Macarfi como gran regalo para mujeres difíciles de sorprender

Los medios se hacen eco del Club Macarfi

Entrevista de la Razón a nuestro colaborador Rafa Zafra

Gala Macarfi 2024

Guía gastronómica Club Macarfi 2024

Entrevista Rafa Zafra- Por equipo Club Macarfi

“Lo importante de un restaurante es que tenga platos reconocibles” – Por Manuel Carreras en The New Barcelona Post

Entrevista a Fernando Villasclaras – Por Xabier Mojarrieta

Proyectos que son personas: GAMAN – Por Carmen Martínez de Artola

Treinta afortunados en un enclave único: Etxebarri – Por Equipo Macarfi

Entrevista a Germán Carrizo – Por David Blay

La maldición de la pantalla – Por Alfonso Javier Ussía

Michel Guérard cumplió 90 años y la (su) Nouvelle Cuisine, 50. – Por Oscar Caballero

Caviar, alimento hedonista – Por Luis Moreno Maldonado

Primavera londinense – Por Macarena Escrivá

Apuntes culinarios de un febrero invencible – Por Luis Moreno Maldonado

Cal Rovira, cerrando círculos con el cerdo por bandera – Por Luis Moreno Maldonado

Anchoas Hazas, artesanos conserveros – Por Luis Moreno Maldonado

Entrevista a Ramón Freixa – Por Luis Moreno Maldonado

Remedios Sánchez, la artesana del ibérico – Por Luis Moreno Maldonado

Angula, el épico viaje del mar de los sargazos a las costas españolas – Por Luis Moreno Maldonado

Entrevista a Pedro Sánchez Jaén, cocinero de Bagá, Jaén – Por Luis Moreno Maldonado

Descansar y pensar para hacer una mejor gastronomía – Por el Equipo Club Macarfi

Conoce los ganadores de la gala Macarfi 2022

Por Oscar Caballero

Abrir chat
1
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola. ¿Podemos ayudarte?